Museo del Castillo Serrallés

El Castillo Serrallés se construyó en el año 1934, por iniciativa de don Juan Eugenio Serrallés, rico terrateniente ponceño, propietario de grandes sembradíos de caña de azúcar y reconocido productor de ron. La hermosa estructura, inspirada en los modelos arquitectónicos del llamado “Resurgimiento español”, fue el feliz hogar de su familia en la época del “boom” de la industria de la caña y del ron en Puerto Rico. El diseño del Castillo Serrallés fue obra del arquitecto puertorriqueño Pedro Adolfo de Castro, quien se inspiró en elementos de la arquitectura árabe-española. El Museo del Castillo Serrallés se inauguró el 20 de febrero de 1991 por el esfuerzo mancomunado del Gobierno Municipal de Ponce y del Patronato Castillo Serrallés.

Interior del Castillo
Al atractivo aspecto exterior del Castillo Serrallés se suma el contenido de su interior; vestíbulo o recibidor con muebles de la época, elegante sala formal y varias alcobas. Una de estas ha sido transformada en sala temática alusiva a la caña de azúcar y al ron. Dispone, igualmente, de una terraza, en el nivel superior, desde donde se aprecia una impresionante vista de la ciudad de Ponce y del Mar Caribe, torreones de hermoso diseño y de un patio interior de gran atractivo.

Las facilidades del Museo del Castillo Serrallés se utilizan, también, para la presentación de exposiciones permanentes e itinerantes.

El atractivo mayor, además de su novedosa estructura arquitectónica, y su ubicación estratégica, es como evidencia testimonial del desarrollo de la que fuera vital industria azucarera y de su principal derivado, el ron.

Horario de visitas al Castillo Serrallés:
Jueves a Domingo : 9:30 a.m. a 5:30 p.m.

Ubicación:
Museo del Castillo Serrallés
Calle El Vigía #17
Ponce, PR
Tel. (787) 259-1774

 

Museo de Arte de Ponce

El Museo de Arte de Ponce, el primer museo establecido en la Ciudad Señorial, fue fundado por don Luis A. Ferré Aguayo y su esposa Lorencita y abierto al público el 3 de enero de 1959, en el hogar de ambos, sito en la calle Cristina. La colección inicial consistía de 71 pinturas.

Al incrementarse la cantidad de obras de arte a exhibirse se hizo necesario la construcción de un edificio apropiado para un museo. Tan temprano como en el año 1965 se inauguró el nuevo Museo de Arte de Ponce, que fuera diseñado por el arquitecto americano Edward Durell Stone.

Al entrar al edificio llama poderosamente la atención, una gran escalinata curva que conduce al segundo nivel; el diseño hexagonal de las salas de exhibición constituye un atractivo adicional.

El Museo exhibe una de las mejores y más completas muestras, en toda América, de la pintura barroca italiana y de la escuela inglesa Flaming June, Óleo por Frederick Lord Leighton, pre-rafaelita; incluyendo, además, una excelente colección de la academia francesa y de la pintura española del siglo de oro.

Desde el año 1979 el Museo de Arte de Ponce cuenta con el primer y único Laboratorio de Conservación de Puerto Rico, destinado a conservar la colección de pinturas, esculturas y obras en papel, propiedad de la institución.

La siguiente frase, acuñada por don Luis A. Ferré y grabada en una plancha de mármol, a la entrada del Museo, define la filosofía del Museo de Arte de Ponce: “Este Museo es de todos los puertorriqueños. El amor al arte da plenitud a la vida. Lo material pasa, sólo perdura lo bello, creación eterna del espíritu”.

Museo de Arte de Ponce-Proyecto de renovación y expansión
En el 2008, la sede principal del Museo de Arte de Ponce cerró sus puertas al público para iniciar las obras de renovación y expansión. El MAP en esta nueva etapa se encamina a duplicar los servicios educativos y culturales que ofrece a la comunidad. Se ampliarán los espacios expositivos en un 44% y se presentará desde una nueva perspectiva su colección y se aumentarán la capacidad de servicios que ofrece el laboratorio de conservación al duplicar el espacio de trabajo. Las nuevas facilidades contarán con una biblioteca, Archivo Histórico Luis A. Ferré, y una sala de expresiones culturales para realizar, talleres, conferencias, simposios, presentaciones musicales y teatrales, entre otros. La reapertura del; Museo ha sido programada para finales del 2010.

Horario del Museo
Lunes a Domingo de 10:00 am a 5:00 pm

Ubicación:
Avenida Las Américas #2325, frente a la Pontificia Universidad Católica de Ponce.
Teléfonos: (787) 848-0505 • (787) 840-1510

 

Teatro La Perla

El primer teatro oficial de Ponce fue construido en 1846 por el hacendado y comerciante Ramón Rivera Alvarado. Fue en este rústico teatro donde debutó la soprano coloratura española Adelina Patti, acompañada por el pianista estadounidense Louis Moreau Gottschalk.

En 1862 se edificó un nuevo teatro comisionado al arquitecto corzo Juan Bértoli Calderón. Este fue inaugurado en 1864 con el nombre de Teatro La Perla, en veneración a la Virgen de Montserrat, conocida como la Perla del Mediterráneo. La primera pieza teatral fue La Campana de La Almudaina, drama mallorquí de Juan Palou y Coll.

El terremoto de 1918 ocasionó graves daños a la estructura y un incendio terminó por destruirlo. En la década de 1940, bajo el alcalde José Tormos Diego, se adquirió el solar. El diseño del tercer teatro fue comisionado a los arquitectos Francisco Gardón y Francisco Porrata Doria, quienes siguieron su diseño neoclásico original e incluyeron algunas alteraciones.

El teatro cuenta con una amplia recepción y un moderno mezanine. En los laterales del escenario sobresalen dos pórticos modernitas. Sobre el proscenio encontramos tres paños pintados en cielorraso con molduras en yeso y en el centro de la sala una lámpara tipo medallón en hierro forjado. El teatro tiene capacidad para 1047 personas. Su interior fue remodelado en 1991, instalando modernas facilidades técnicas.

Este antiguo teatro fue escenario de importantes acontecimientos, entre ellos:

- En 1855-1856, el primer teatro fue utilizado como hospital para socorrer las víctimas de la epidemia del cólera.

- En 1887 se llevó a cabo la Magna Asamblea Autonomista celebrada los días 7,8 y 9 de marzo de 1887, en la misma Román Baldorioty de Castro fundó el Partido Autonomista Puertorriqueño.

- En 1896 el compositor y músico Juan Morel Campos, el mayor exponente de la danza puertorriqueña, sufrió un infarto cardiaco en el momento que dirigía la orquesta durante la presentación de la zarzuela El Reloj de Lucerna.  Días más tarde, falleció como consecuencia de esta condición.  

- En 1901 se sujetaron enfrentamientos armados entre federalistas y republicanos durante la representación de la obra Los Reyes del Tocino, a cargo de la compañía teatral de Luisa Casado.

- En 1941 se inauguró el tercer teatro con la representación del drama Tiempo Muerto, de Manuel Méndez Ballester.

- En 1986 se instauró el Festival Teatral Luis Torres Nadal en memoria de este actor, director, bailarín, coreógrafo y dramaturgo ponceño.  Por veinte años se ha venido realizando ininterrumpidamente el mismo.

Ubicación:Calle Mayor, esq. Cristina

 

La Guancha: Complejo Recreativo y Cultural

El Complejo Recreativo y Cultural, La Guancha, construido bajo la administración del alcalde Rafael (Churumba) Cordero Santiago, fue inaugurado el día 23 de junio de 1998. La Guancha es una amplia zona bañada por las aguas del Mar Caribe convertida en un atractivo lugar de encuentro para residentes y visitantes de Ponce.

Entre las facilidades de que dispone La Guancha, podemos señalar: la Torre de Observación de 50 pies de altura; un paseo tablado; rampas para lanchas y otros deportes acuáticos; kioscos para el expendio de comidas; un parque pasivo para el disfrute de los niños; un anfiteatro al aire libre, en el que se celebran diversos espectáculos y un amplio estacionamiento.

Ubicación:
Avenida Malecón Sur-Final
Próximo al Puerto de Las Américas.

 

Hacienda Buena Vista

En 1833, doce años después de haber llegado de Venezuela a Puerto Rico, don Salvador De Vives fundó la Hacienda de la Buena Vista, en las 482 cuerdas de terreno que compró con sus ahorros, al norte de la entonces Villa de Ponce. Debido a lo escarpado del terreno, en lugar de dedicarlo al cultivo de la caña, el renglón agrícola más rentable en la época, optó por la siembra de frutos, entre estos: cacao, piñas, plátanos, ñame y mafafos.

Construcción de la Hacienda
Fue el hijo de don Salvador, Carlos De Vives, quien desarrolló el concepto de Hacienda al construir una casa de vivienda, almacén, un cuartel de es­clavos, la casa tostadora con su chimenea y la casa del primer molino.

En 1847, Carlos De Vives obtuvo permiso del Go­bernador Rafael de Aristegui, Conde de Marisol, para utilizar las aguas del río Canas, como fuer­za hidráulica para mover sus maquinarias, con el compromiso de devolverlas incontaminadas, al lecho del río.

En 1853 añadió al sistema hidráulico de la Ha­cienda, una avanzada turbina a reacción que le facilitó suplir la amplia demanda de harina de la población, obteniendo, a su vez, grandes benefi­cios económicos.

Cultivo y procesamiento del café
Tocó a Salvador De Vives, hijo de don Carlos y nieto de don Salvador, participar de los beneficios del auge del café; a esos fines instaló nueva maqui­naria, en el viejo molino de maíz, lo que facilitó participar del mercado con mucho éxito econó­mico. Pero no todo fue favorable al nieto de don Salvador De Vives ya que, la mano de obra esclava desapareció en 1873, con la abolición de la es­clavitud, lo que afectó la producción del café.

A esto se sumó la destrucción de los plantíos, ocasionada por el huracán San Ciriaco, en 1899.

Ante este panorama tan negativo la familia De Vives decidió, en 1904, dedicarse al cultivo de naran­jas dulces, cuya demanda era extraordinaria, para ese entonces. En el año 1950 el Gobierno de Puerto Rico expropió la mayor parte de los terre­nos de la Hacienda para repartirlos en parcelas.

Hacienda de la Buena Vista: su entorno natural
La Hacienda de la Buena Vista está ubicada en un bosque subtropical en el que abunda la vida silvestre. La vegetación autóctona, densa y di­versa, enriquecida por muchas plantas nuevas, sembradas durante los años de la colonización, es habitat de aves, tales como: el pájaro bobo, el sanpedrito, el múcaro y el zumbador. Sus bosques están poblados de coquíes, cule­bras inofensivas, lagartijos, ciempiés y arañas. El visitante de la Hacienda de la Buena Vista pue­de constatar que se encuentra en una especie de laboratorio, que le permite apreciar la integra­ción del hombre con la naturaleza.

Ubicación:
a Hacienda Buena Vista está al norte de Ponce en la carretera #123. Del centro de la ciudad, tome la Calle Villa luego de pasar por el Resi­dencial Arístides Chavier, doble a la derecha en la próxima intersección hacia la carretera #123. Continúe en la carretera #123 hasta el kilómetro 16.8, en donde encontrará el estacionamiento de la Hacienda a la izquierda. Usando la Autopis­ta (PR #52) desde San Juan, bájese en la salida de Baramaya, luego del último peaje. Regrese a la carretera #2 en la dirección a Ponce y tome la carretera #585 hasta llegar a la carretera #123.

Teléfono: (787) 722-5882
Se necesita hacer reservación previa.

 

Mosaicos de La Ciudad Señorial

Es tan amplia la gama de atractivos que dispone la Ciudad Señorial para ofrecer a sus potenciales visitantes, que resultó imposible compendiarlos todos en esta guía, orientada a fomentar el turismo interno entre los puertorriqueños.

Guia Caminada

Algunos ejemplos de estos importantes Mosaicos de la Ciudad Señorial lo son:

Iglesia Evangélica Unida, calle Marina esquina Jobos.
Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico, avenida Las Américas 2250 frente Museo de Arte de Ponce.
“La Justicia” - Plaza Las Delicias, frente Casa Alcaldía.
Parque Urbano Dora Colón Clavell, entre calles Marina y Concordia.
Biblioteca Municipal Infantil y Archivo Histórico de Ponce, Bulevar Miguel Pou.
Plaza Francisco Porrata Doria,
Plaza Tricentenario.
Centro Islámico de Puerto Rico, calle Luna #4718.
Ponce High School, Calle Cristina.
Villa Pesquera, Playa de Ponce.
Iglesia Metodista, calle Villa #133.
Villa Pesquera, La Guancha.

 

Cruceta del Vigía

Este original atractivo, en forma de gigantesca cruz, ubicado en las proximidades del Museo del Castillo Serrallés, rememora el puesto de vigilancia que fuera establecido en el año 1825, en el lugar que ocupa hoy lo que se conoce como Cruceta de El Vigía.

La Cruceta de El Vigía original, servía de atalaya para observar y orientar las embarcaciones que se aproximaban al puerto. El Vigía disponía de banderas, flámulas y gallardetes (bandera pequeña y alargada utilizada para hacer señales). El servicio prestado por El Vigía era de utilidad tanto para el comercio como para las autoridades militares que podían prevenir ataques de piratas u otros enemigos.

En el entorno de la Cruceta de El Vigía el Patronato de Ponce estableció un jardín japonés, un singular atractivo para todo visitante de la Ciudad Señorial.

Ubicación:
Calle El Vigía Final
Al lado del Museo del Castillo Serrallés.
Monumento a la Cruceta de El Vigía, construido en el año 1984.
Escultura erigida en honor de la Mujer, situado en la confluencia de las calles Marina y Mayor.

 

Parque de La Ceiba

El Parque de la Ceiba fue construido con el propósito de salvaguardar un espacio físico adecuado, en el que el principal atractivo es un gigantesco árbol de Ceiba cuya existencia data de entre 600 y 800 años.

Bajo la sombra de esta Ceiba, en el año 1670, tenía establecido su negocio un conocido ciudadano residente en Ponce de nombre Pedro Rodríguez, al que se le conocía con el apodo de “El Portugués”.

El río Baramaya, que regaba las raíces de la Ceiba, fue canalizado para la protección del histórico árbol. Su nombre indígena, Baramaya, se cambió, por la fuerza del uso, al de río Portugués, en recuerdo del ya mencionado comerciante que operaba su negocio a la sombra de la Ceiba.

Ubicación:
Calle Comercio
Próximo al río Portugués.

 

Centro Ceremonial Indígena Tibes

La labor de excavación, realizada por un equipo de arqueólogos, geólogos e historiadores, dio como resultado el descubrimiento de siete ba­teyes, dos plazas ceremoniales y una gran can­tidad de cemíes, amuletos, vasijas, burenes y cerámicas. El estudio de estos objetos llevó a la conclusión de que el Valle de Tibes fue ha­bitado por las culturas precolombinas igneri y pretaína.

En el Centro Ceremonial Indígena Tibes, se ex­hibe parte de las 130 osamentas descubiertas, pertenecientes a la cultura igneri.

De la cultura pretaína se exhiben amuletos, ce­rámicas y objetos de piedra como aros, codos y cemíes. Los pretaínos utilizaban caracoles para la fabricación de utensilios de uso personal, como: hachas, cucharas, espátulas vomitivas, pulseras, cinceles y amuletos.

Las plazas ceremoniales y los bateyes fueron también obra de los pre-taínos. El Centro Ceremonial Indígena Tibes es uno de los poblados más antiguos de Puerto Rico; uno de los princi­pales centros ceremoniales en Las Antillas y un jardín botánico natural en el que aún se apre­cian numerosas plantas y árboles, cuya repro­ducción data del tiempo de nuestros ancestros indígenas; entre estos los árboles de húcar, co­rozo, guásima, corazón, guanábano y tachuelo.

Facilidades del Centro Ceremonial Tibes

Entre las facilidades disponi­bles en el Centro Ceremonial se cuentan: un museo, labo­ratorio, sala de exposiciones, sala de conferencia, servicio de guías turísticos, tienda de recordatorios y artesanías, re­corridos al área arqueológica y estacionamiento.

Ubicación:
Carretera #10 (de Ponce hacia Adjuntas).
Desde el Expreso “Luis A. Ferré” (Autopista #52) utilice la salida 98 que le ubica en la Carretera #10. Yendo por la carretera #10, observe a su derecha un letrero de color verde que señala: TIBES. Entre por esa vía y luego doble a la izquierda, Carretera 503. A corto trecho encontrará el Centro Ceremonial Indígena TIBES.

Teléfonos (787) 840-5685, (787) 840-2255

 

Contact Webmaster Contact Us View Site Map